jueves, 27 de marzo de 2008

Cristina

Tanta soberbia fue el detonante inesperado.
Creado por: Graciela L. Argüello

6 comentarios:

Dayana dijo...

Escriban 100 veces: no me cacerolearán!!!

nélida dijo...

Angustia. Invoco a la gran sabiduria.

Camilo dijo...

¿Alguien solicitó un quintal de contradicción?

amaliovilla.com dijo...

mmm mmm mmm mmm mmm mmm...

Camilo dijo...

Jajajaja!!! me hiciste reir mucho Amalio!

CarlosM dijo...

Perfecto!